EL COMPORTAMIENTO ÉTICO: LA MEJOR ESTRATEGIA DE NEGOCIO A LARGO PLAZO

MANIFESTACIÓN Y DESARROLLO DEL POTENCIAL HUMANO A TRAVÉS DEL PROCESO DE REINVENTAR LAS ORGANIZACIONES
junio 14, 2020
IMPORTANCIA DE LA DOCUMENTACIÓN DE PROCESOS Y PROCEDIMIENTOS EN LAS ORGANIZACIONES
julio 27, 2020

Ética y Cumplimiento

La reputación empresarial se ha convertido en los últimos años en una tendencia de innovación en cuanto a estrategia de negocio se refiere, por la importancia que le dan los clientes a este elemento de valor. Sin lugar a duda, los riesgos reputacionales hoy son al menos tan grandes como los riesgos estratégicos, operacionales, y financieros. De hecho, de acuerdo con una encuesta realizada por Deloitte a más de 300 ejecutivos a nivel directivo en todo el mundo, el 87% calificó al riesgo de reputación como más importante que otros riesgos estratégicos.

El cumplimiento ayuda a mitigar el problema del riesgo de la reputación, sin embargo, las acciones tomadas por las empresas resultan muy costosas, pues el enfoque siempre es basado en las normas y los reglamentos, asimismo en la alta inversión de sistemas de seguridad que garanticen reducir al mínimo los diferentes esquemas de fraude.

Las normas, los reglamentos, así como los sistemas de seguridad son medidas necesarias para reducir los problemas de fraude, sin embargo, existen otros elementos que ayudan a mitigar el riesgo de la falta de ética en las empresas y por ende su reputación.

Uno de esos elementos y que resulta mucho menos costoso, es invertir tiempo y esfuerzo en desarrollar una cultura organizacional basada en la ética y los valores. Hacer una intervención a lo largo de la organización para concientizar sobre los valores y crear las bases y fundamentos a través del ejemplo de los líderes de la empresa.

Ese desarrollo cultural basado en la ética y los valores se puede lograr trabajando arduamente en los procesos internos de las organizaciones, donde toda acción sea filtrada siempre por el harnero de la ética.

Muchas son las acciones que se pueden realizar internamente para lograr que su organización refleje hacia el exterior, transparencia y buena reputación. Una empresa es en realidad, en primer lugar, lo que piensan sus colaboradores de ella y luego lo que piensan sus clientes.  Empleados fieles y éticos harán que su empresa proyecte una imagen de respeto, admiración y fidelidad hacia sus clientes, proveedores, socios y accionistas.

Cuando los empleados se sienten valorados e integrados en el trabajo estarán felices, irán cada día con energías renovadas e interés por conseguir mejoras para su compañía, sintiéndose identificados con su éxito. Esta satisfacción se traduce en una mayor productividad, rendimiento y en un trabajo más eficiente y creativo, ya que no tendrán otras preocupaciones que le impidan la máxima atención y dedicación.

Entre las acciones de relevancia que mitigan la falta de ética en las empresas en toda su estructura puedo mencionar las siguientes:

  • Establecer como parte de su estrategia corporativa una cultura de ética a nivel integral de la organización con la seguridad de que una cultura de integridad es esencial para cualquier empresa que busque de sus colaboradores el cumplimiento con naturalidad de las normas y de los procedimientos. Las iniciativas que no contribuyen claramente a una cultura de comportamiento ético y de cumplimiento es vista por sus colaboradores como funciones insignificantes que imponen controles que obstaculizan e impiden el cambio de valor de la organización. 
  • Iniciar una campaña de concientización sobre la ética y los valores de la empresa. Incentivar al personal y promover que la mejor estrategia de negocio a largo es el comportamiento ético.
  • Colocar dentro del plan de capacitación anual, la formación en temas de ética y cumplimiento, y el uso de guías de comportamientos observables, nombre con el que se conocen los diccionarios de competencias y valores, en donde se plasman las distintas necesidades de cada organización, y cómo se estructuran los distintos niveles de requerimiento.
  • Premiar la honestidad e integridad, honrar aquellos departamentos y colaboradores que han mantenido índices elevados de cumplimiento en sus funciones, como, por ejemplo: en almacén y control de inventarios (premiar por el alto nivel de exactitud), en distribución (por el rendimiento del combustible), la puntualidad, la calidad de los productos, el excelente servicio, en el área de compras (por los ahorros obtenidos e integridad en sus funciones).
  • Formar un comité de ética dentro de la organización con funciones importantes, para llevar los casos denunciados por los mismos empleados. El Comité de Ética debe estar conformado por ejecutivos de la alta dirección dentro de la organización, tales como socios o accionistas, directivos, consejeros e incluso gerentes de diversas áreas. El hecho de ser un ejecutivo de alto rango denota honorabilidad y reconocida solvencia moral generada por sus buenos antecedentes en cuanto a conductas éticas y prácticas de negocio.
  • Elaborar un código de ética de su empresa, que contenga los principios y valores reconocidos y respetados por la organización.
  • Evaluar de manera indispensable dentro del proceso de reclutamiento y selección, no sólo competencias técnicas, gerenciales o directivas, sino la competencia de la ética y valores de cada candidato, a través de pruebas que simulen diferentes escenarios donde se pueda dejar evidenciado cualquier comportamiento de las personas que aplican a los puestos. También es importante que la empresa investigue sobre el candidato, a través de las referencias y confirmar los datos de la hoja de vida, inclusive lugar de residencia, opinión de la comunidad respecto a la persona y otros datos relevantes, para puestos estratégicos.
  • Remunerar de manera justa y equitativa a los empleados, acorde a sus funciones. Según la teoría de la administración de la compensación desarrollada por diversos autores, los sueldos, salarios y prestaciones son las gratificaciones que los empleados reciben a cambio de su labor. Para lo cual el departamento de recursos humanos debe garantizar la satisfacción de los empleados, lo que a su vez ayuda a la organización a obtener, mantener y retener una fuerza de trabajo productiva. Es decir, dada la importancia que tiene la retribución sobre la motivación del personal, se debe aprovechar ésta como una herramienta imprescindible para la gestión de los recursos humanos, pues los resultados de la falta de satisfacción pueden afectar la productividad de la organización y producir un deterioro en la calidad del entorno laboral.

Los ocho puntos anteriores ayudarán a materializar una cultura de ética transversal en toda la organización, haciendo que los colaboradores actúen por convicción, basados en la motivación interna y no por motivación externa, sin una conducta determinada por el temor a las consecuencias.

Es importante que nos importe la intención de nuestros colaboradores, no solamente su conducta, ya que la conducta tiende a ser permanente y consistente a largo plazo cuando actúan bajo la ética y los valores, sin embargo, con el cumplimiento la conducta tiende a cambiar en cuanto se pierde el temor o cuando cambian las consecuencias.

La ética tiene un enfoque positivo, que es el deber ser, sin embargo, el cumplimiento tiene un enfoque negativo, lo que no se puede hacer.  Asimismo, la ética permite discernir y elegir entre lo correcto y lo incorrecto, pero con el cumplimiento no hay oportunidad de elección ya que se debe hacer lo que está establecido.

La ética no requiere de sistemas de monitoreo y supervisión sin embargo el cumplimiento requiere de evidencias. Asimismo, la ética es económica y garantiza el cumplimiento a diferencia del cumplimiento que es muy costoso y no garantiza la ética.

La ética debe convertirse en un activo esencial e indiscutible para las empresas de este tiempo, no sólo por obligación sino por convicción. 

Se han realizado gran variedad de estudios sobre los valores éticos en las organizaciones y los mismos afirman que los colaboradores que se encuentran en entornos laborables favorables y que cuentan con una buena base ética, consiguen no sólo una motivación intrínseca y un desempeño extraordinario en sus funciones, sino que, además, se involucran mucho más en las empresas, renunciando a una perspectiva individualista, trabajando a favor de todo el equipo, convirtiéndose así en un escudo de defensa de la estrategia corporativa. Las normas éticas deben ser plantadas como una herramienta de valor para la mejorar la competitividad, innovación y confianza en todas las organizaciones.


Ing. Edwin R. Crespo, MBA
Ing. Edwin R. Crespo, MBA
Presidente de la firma Zebra Hill Consulting. Experto en Estrategia y Organización Corporativa. Graduado con honor académico Summa Cum Laude de la carrera Ingeniería Industrial, en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU), con un Máster in Business Administration (MBA), Mención Finanzas, en Barna Business School y la Universidad de Barcelona, con certificación en Supply Chain Management por la IFPSM (International Federation of Purchasing & Management).
Contacto